Jorge Andrade

Los nopales nos sacan la lengua; pero los maizales por estaturas nos saludan con sus mangas rotas.