Maribel Castilla Heredia

 

Nací en un precioso edificio de la calle O´Donnell de Madrid donde casi todos los niños de finales de los 70 veníamos al mundo en esa ciudad... y del que hoy ya sólo quedan fotos y recuerdos.

No me siento cómoda en ninguna clasificación, por eso voy saltando de una a otra. "¿A qué te dedicas?" Tengo que dedicar unos segundos a pensar la respuesta. Me dedico a tantas cosas y hay tantas a las que me gustaría dedicarme...

Enseñar es algo que hago por egoísmo más que por convicción de servicio: en cualquier actividad docente siempre he aprendido mucho más de lo que he enseñado. Estudiar arquitectura me descubrió mis dos grandes pasiones: la docencia y las estructuras de edificación... y casi sin darnos cuenta, cuando apenas habíamos terminado la Escuela nació Concretarq.

Soy de esos malabaristas que necesitan tener la sensación permanente de tener varias bolas en el aire y preguntarse si serán capaces de no dejar caer ninguna una ronda más.

Saltar de oca en oca me ha permitido conocer gente, establecer referencias y tejer una red de relaciones que me hacen tener cada día esa espectacular sensación newtoniana de caminar a hombros de gigantes, y en la actualidad me considero afortunada de enseñar en la que - considero- es la mejor escuela de Arquitectura de España en este momento.


Si no me conoces... un consejo: con un reto tienes más posibilidades de captar mi atención que con una ganga.