alvaro vazquez losada

Hay una ingratitud consustancial al hecho de estar vivos, un intrínseco poder de desmemoria, y nos impiden brindar a cada instante