Santiago Echeverria

Writer, Editor, and Dancer in Montevideo, Uruguay

Santiago Echeverria

Writer, Editor, and Dancer in Montevideo, Uruguay

Visit my website

Siempre tuve una fascinación por contar historias. El primer contacto que tuve con la narración fue a través de los cuentos que leía mi madre. Noche tras noche me deleitaban sus relatos asombrosos, con personajes extraños y lugares exóticos. Con el tiempo era yo mismo quien hilvanaba pequeñas historias para mis juguetes. Inventaba mundos ficticios en donde mis muñecos de acción vivían pequeñas peripecias con un principio, un desarrollo y un final.

Luego me dediqué a escribir comics de fútbol en donde inventaba campeonatos enteros con más de 15 agrupaciones, los once jugadores de cada club, sus escudos y demás componentes. Cada partido era una historia en donde ni yo sabía quién iba a ganar, me dejaba llevar por los dibujos y personajes que más me iban gustando. Nunca triunfaba el que había proyectado al inicio.Así comencé, creando pequeños mundos de ficción en los que pasaba horas jugando y dibujando en el fondo de mi casa.

Paralelamente uno de mis paseos favoritos ya desde temprana edad era ir al cine. Era una hora y media en donde literalmente me desvanecía. Me adentraba tanto en esas otras realidades que perdía la noción del tiempo y el espacio.A la edad de 17 años entré en contacto con la primera cámara fotográfica y al poco tiempo también filmaba. Primero a la familia, mis amigos y vecinos en su cotidianeidad. Me atrapaban las historias simples, que les sucedían.Adquirí las primeras herramientas realizando pequeños documentales para trabajos académicos o personales.Después de un tiempo de experimentar en este rubro, el proceso se tornó para mi cada vez más consciente; cada vez más trascendente.

En determinado momento del camino sentí que en este simple acto de retratar la vida había algo mágico, un arte que me conectaba con todo alrededor. Como en las películas de la infancia me perdía ante los mundos que se desarrollaban delante de mí y por momentos, en ese ¨desvanecer¨, me encontraba. Luego de este descubrimiento decidí dedicarme al arte de retratar y contar historias. Conocí a un hermano de la vida que me abrió una puerta y durante 6 años filmé historias de amor. Poco a poco fui encontrando una forma propia de observar y de narrar que, oh casualidad, se parece mucho a la de de esos primeros cuentos que mi madre me leía.

  • Work
    • Cinematographer
  • Education
    • Universidad Catolica del Uruguay