Días faltantes: 4 días

Hola, bebé ¿cómo estuvo tu día?

Ayer no pude escribirte, pero hoy estoy, te escribo ahora porque en la noche no podré estar. Por cierto, ¡Felicidades por tu 85%! Quizá no es mucho pero está muy bien, estoy muy orgulloso de ti, deberías hacer algo para aprender a controlar tus nervios, si aprendes hacerlo seguro te irá mucho mejor, igual intenta de no estresarte mucho.

Hoy te enseñaré uno de mis poemas favoritos, luego te diré por qué.

La niña de Guatemala

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos;
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda...

Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores...

Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.

Como de bronce candente,
al beso de despedida,
era su frente -¡la frente
que más he amado en mi vida!...

Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador;
nunca más he vuelto a ver
a la que murió de

José Martí

Este poema me gusta porque fue una historia verdadera y sobre todo por la fuerza de amor que la niña tuvo, dicen que no se puede morir de amor, pero ¿ves que sí se puede? Cuando alguien que quieres, te defrauda tu corazón se rompe. Cada vez que te digo que sin ti moriría, es verdad, quizá siga vivo pero solo de cuerpo, pues sería como morir en vida, no podría pensar en nada más en ti y olvidaría todo lo demás. Eres mi vida entera, el que le da sentido a mi existir. No sabes cuanto te amo y este amor crece cada día más.

Nunca olvides el amor que siento por ti, tampoco dudes que te amo, aunque aveces parezca que pierdo interés en ti o me comportó frío, seguramente algo me está pasando, pero es momentáneo, igual dímelo y haré lo posible para no desquitarme contigo.

PD: Ayer te amé, ahora te estoy amando y te amaré mañana