Alejandro Gianonne

Veintitres años: una edad en la que puede tornarse insoportable el sentimiento de la vida como un absurdo manejado por fuerzas ajenas a nuestra voluntad. Es cuando no se sabe ( ni se quiere) ingresar en un sistema cuyo tedio y sin sentido nos parecen evidentes.