Andrés Castiglia

Para qué queremos libertad de expresión, si no tenemos libertad de pensamiento