adolfo salvador ruiz

Descubrí el periodismo como una profesión apasionante en un momento de la historia en el que todo era oscuridad, y desde joven intenté encontrar lo que se escondía detrás de las fachadas grises y caducas.

He tenido la suerte de trabajar con grandes personas y grandes profesionales que me enseñaron lo poco que sé de este oficio. Y también con seres imposibles e intratables que me guiaban por sendas que es mejor no pisar.

Descubrí que en todas partes hay gente que merece la pena. Mi formación vital empezó en una ciudad tan aparentemente antipática como Pamplona, siguió en el Madrid apasionante de los años de la Transición y termina, por ahora, en esta Andalucía que te atrapa desde el primer instante.

En la actualidad trabajo en la puesta en marcha de un diario en Cádiz, donde un simple paseo por sus calles te convierte en un ser distinto. Como en tiempos de la invasión francesa, Cádiz puede que sea el último reducto donde resista el periodismo en papel. El inicio de una reconquista que en esta ocasión no empezará por el norte sino por inigualable sur de España