Conoce Aigüestortes.

¿Cómo realizar la visita a Aigüestortes?

El Parque Nacional de Aigüestortes es uno de los puntos de mayor interés del Pirineo leridano y una vista a esta región no está completa si no se ha visitado el parque.

El parque de Aigüestortes puede visitarse durante todo el año y en función de la época del año en la que lo visitemos podremos desarrollar una serie de actividades u otras. Así mientras que en primavera y verano podemos observar a las marmotas, durante el invierno podemos disfrutar de paseos por la nieve con raquetas.

Una vista al Parque Nacional de Aigüestortes es una buena oportunidad para disfrutar del deporte y la naturaleza, pero también para tomar mayor conciencia sobre la necesidad que tiene el ser humano de conservar este tipo de espacios cuya biodiversidad es única.

A la hora de realizar la visita al parque hay que tener en cuenta que la entrada de vehículos al mismo no está permitida, salvo los taxis 4x4 especialmente habilitados y que pueden contratar los turistas para hacer su visita.

El coche puede dejarse en los parkings habilitados a tal efecto, aunque durante los meses de verano los visitantes pueden prescindir de su vehículo y acercarse hasta al parque en autobús.

Para conocer bien el parque y saber qué es lo que no hay que perderse, antes de comenzar la visita se recomienda una visita a alguno de los centros de información de parque. Los de Espot, Boí, Llessui y Senet permanecen abiertos durante todo el año. En el verano y a fin de atender al mayor número de visitantes que hay durante esta época, también abren sus puertas los centros de información de Estany Gento y Valencia d’Àneu. Además durante los meses de verano y para poder dar una mejor atención, los centros de información amplían su horario de atención al público.

Desde Semana Santa y hasta el mes de noviembre los visitantes también encontrarán personal de información en algunos de los puntos de control de acceso.

Para que la visita sea lo más agradable posible se recomienda llevar ropa y calzado adecuado para la montaña y elegir bien los senderos y rutas que se van a recorrer atendiendo tanto a la forma física de los visitantes como al tiempo que hay que invertir en recorrer cada ruta. Para ello es recomendable prestar atención a la información que se encuentra al principio de cada sendero.