Iván Sandoval

Nacido en un gran país como es México en 1987 bajo el finiquito gubernamental de Miguel de la Madrid, en una folclórica delegación al norte de la ciudad, cuando aún marchaban bien las cosas en el país, ¿O será que como niño no te dabas cuenta de lo que pasaba?... Me desarrollé en un ámbito social de clase media baja, bajo una sólida estructura familiar contemplada por mis padres y dos hermanos mayores. Un niño que pasó de su sucinta infancia, a una trémula adolescencia y finalmente a una juventud lo que abrió camino hacia la pendencia de esta vida. Considerado un chico afable, en busca de un nivel de vida decente, sin necesidad absoluta de poseer enseres onerosos. Con una prospectiva cimentada, con ganas de vivir… Que sin pensar en un futuro muy distante, procura ser feliz, aún con los óbices que otorga la vida misma. Altruista por excelencia, con el deseo de hacer el bien sin mirar a quien. Ahora radica en el Estado de México, en un importante municipio para la industria. Diseñador Industrial desde el presente año. Un chico que aprende de los miles de errores que ha cometido, que intenta yuxtaponer el bien y la continuidad, que sueña con un país que atice a sus ciudadanos por el bien común. Algunas veces un tanto recalcitrante, pero con un optimismo inconmensurable. Creativo, trabajador, responsable y muy puntual. Pero también rencoroso, enojón, y con conductas que suelen sacar de quicio a algunos, pero trata siempre de soslayarlo. Acepta las críticas, algunas otras simplemente no. Diletante de la música, sobre todo un tal Declan… Todo un caso… pero si algo es o puede llegar a ser Iván, es ser un amigo.