Berta Estévez

Sencillez y Brevedad
Algo que aplica en la vida real de las empresas grandes o pequeñas:

Los planes complejos no funcionan.

Los planes con estrategias complicadas, que requieren de gran cantidad de requisitos y condiciones, o que cuestan de entender, no funcionan. Los planes con multitud de objetivos, que intentan abarcar y conseguir demasiadas cosas tampoco funcionan.

Cuando más grande y complejo sea un plan más probabilidades hay de que algo falle. Los planes simples, con no muchos objetivos y que van "poco a poco" sin complicar las cosas demasiado son los que se cumplen y funcionan.

Consejo: nunca poner demasiados objetivos, ni estrategias ni acciones, si es así, debemos usar la táctica de partir en trozos más pequeños y simplificar.

Centrarse en la Acción