Alejandro Troncoso

Los Angeles Chile

El ego es como tu perro. El perro tiene que seguir al amo y no el amo al perro. Hay que hacer que el perro te siga. No hay que matarlo, sino que domarlo.

  • Work
    • Tornasole Agencia
  • Education
    • CHILE