alejandro sancibrian

alejandro sancibrian

Vivimos en un mundo que no se entiende sin el consumo, este forma parte de nuestras vidas y en algunas ha llegado a ser un modelo de vida.

No concebimos la vida sin consumo, y eso lo saben aprobechar bien las empresas que hacen un marketing de su producto en muchas ocasiones agresivo y adictivo, el cual obliga a que la sociedad se suba al carro del consumismo excluyendo de la misma a todo aquel que no se incorpore.