Alexandra Mares

Mi nombre es Alexandra, tengo 18 años y toda la vida por delante.

Nací en Rumanía, en un pequeño pueblo llamado Bacau, y lo único que echo de menos de allí es la nieve.

Mi madre vino a España cuando yo tenía 2 años de edad, en busca de un futuro mejor. Pasé 3 años sin ella, creciendo al lado de mis abuelos. A los 5, recibí una de las mejores noticias que me han podido dar en la vida. Mi madre iba a venir a por mí.

Mi comienzo en la Península fue algo duro. No hablaba el idioma y los niños no podían tratar conmigo, aunque eso se superó. Poco a poco me fui adaptando, y el tiempo pasó volando. Preescolar, primaria ...llegó la ESO. Una nueva etapa, que también quedó atrás. Después, estudié un bachillerato de humanidades, un curso que me obligó a dar lo mejor de mí.

Llegó la hora de elegir lo que quería estudiar de verdad. La primera vez que me lo pregunté a mí misma, me quedé en blanco, hasta que oí hablar del comercio internacional. El comercio mueve el mundo, pensé, y siempre tendrá demanda profesional. Me dije a mí misma que era un reto. Siempre he sido muy ambiciosa, y esta vez no iba a ser una excepción. Los retos personales son los que más satisfacción dan si se llevan a cabo. Es por este motivo que estoy cursando comercio internacional. Espero que llegue a buen puerto.

En cuanto a aficiones, me gusta viajar, soñar y el cine. Disfruto de una buena película, pero a veces me apetece saltarme el guión y entretenerme con una mala malísima.

¿Mi mayor curiosidad? El ser humano.