Alfredo Ishiguro

Nací casi sin querer, y viví durmiendo, hasta que un día desperté, y me dí cuenta que era mejor seguir soñando.