Allan González Salas

Heredia, Costa Rica.

Disperso. Adicto al café. Empecé a trabajar como pintor de casas. Interesado en lo mundano de la sociedad y en lo sublime de la humanidad. Escritor frustrado.