¡Al mal tiempo buena cara!

Para algunos la vida es galopar un camino empedrado de horas, minutos y segundos. Yo, más humilde soy, sólo quiero que la ola que surge del último suspiro de un segundo, me transporte mecido hasta el suguiente.