Almudena Arjona

Student, Teacher, and Artist in España

View my portfolio

Nací en abril, lo que explica mi carácter risueño y alegre, el día 13, número que a pesar de las supersticiones me ha dado mucha suerte en la vida. Sin embargo, me dieron a luz en la “Ciudad Soñada” apodo con el cual el poeta Rainer Maria Rilke definió a Ronda. Llegué al seno de una familia jienense-granadina como la hija pequeña y la segunda nieta, por lo que mi infancia ha estado llena de amor, diversión y muchos viajes para ver a la familia que se encontraba en la tierra de los olivos por excelencia, Jaén, ya que donde mires todo está cubierto por estos característicos árboles.

Debido al trabajo de mis padres como docentes tuvieron que asentarse en “mi ciudad soñada”, aunque siempre han vivido con el corazón divido entre su tierra y la mía. Y es que al crecer en un lugar te conviertes en parte del paisaje y este en parte de ti. Así, fui construyendo mi vida cogiendo pedacitos de ambos lugares hasta que se me quedó pequeña esa ciudad que para mí era interminable, por lo que me llegó el turno de volar. Dicho vuelo, se vio interceptado por una fuerte corriente de viento, al que algunos llaman amor, que me arrastró hasta lugares inhóspitos como Tenerife, donde conocí a una de las personas más buenas e increíbles con las que he compartido mi vida. La misma corriente tornó en huracán y me hizo aterrizar en Granada en la cual me formé primero como Maestra de Primaria y después como Intérprete de lengua de signos española y aquí continúo después de cinco años con la misma ilusión con la que llegué.

He aprendido infinidad de cosas durante el viaje, aunque esto solo me hace pensar sobre todas las que me faltan por aprender y aún están por llegar. Como dijo Sócrates en un afán de demostrar a sus alumnos que no es más sabio quien más conocimientos tiene, sino quien es cociente de todo lo que le queda por aprender:

“Sólo sé que no sé nada”