Ana Margarita Hernandez-Perez

Soy la hija mayor de nueve hijos que mis padres procrearon. Provengo de una familia que aprendio a luchar por si misma y lograr sus metas, luchando duro. Nunca gustaron de lo facil. Mi padre se llamo Rufino, hasta el pasado 2 de octubre de 2011; hoy se llama Angel de mi Guarda. Fue un padre maravilloso, fuerte de caracter, muy determinado a cumplir sus metas y con una gran sensibilidad hacia el otro y hacia lo trascendental, muy sobre lo usual. Mi madre, Margarita, aun con nosotros, es una mujer extraordinaria. Luce fragil, (todo el que la ve por primera vez, tiende a exclamar, como en suspiro: "Que linda!" con una expresion de ternura y de querer protegerla) pero es increiblemente fuerte. Su vida fue su madre, su esposo y sus hijos (aun). A sus 81 abriles, se preocupa que a veces olvida donde estan las llaves, pero esta al tanto de cuentas a pagar, contribuciones a rendir, abastos que suplir, entre otros tantisimos detalles que mientras mi padre estaba en vida, aparentaba estar al margen de ellos. Estoy casada con un hombre extraordinario y maravilloso, Freddie; tenemos dos hijos: Carlos Francisco(25) y Juan Carlos(20), de quienes me siento sumamente orgullosa y amo inmensamente. La prometida de Carlos Francisco, Yomaira, ya se convirtio en mi hija, es hermosa de adentro hacias afuera. Amo el arte y la educacion; creo que ambas disciplinas hacen magia permanente en la gente. Creo que la solucion a los problemas sociales, ecologicos y economicos en el mundo, comenzando con nuestro entorno, estan en las manos de TODOS, no en las de los politicos unicamente. Creo que hemos venido a esta Vida a hacernos Amigos y no nos hemos percatado que nuestros egos nos lo impiden.