Ana Molinero Mochón

Hola mi nombre es Ana vivo en Monteluz una urbanización de Peligros (y si un poco peligrosa sí que soy), y ahí pase una gran infancia rodeada de mi gran familia, tanto la que nos toca (que es algo “moderna”) como la que elegimos, gracias a la cual hoy soy quien soy; ya que ellos son mi modelo a seguir y como dice mi madre: son fans incondicionales míos al igual que yo de ellos. Con ellos me encanta hacer cualquier cosa, porque cuando una está bien acompañada no importa ni donde este ni lo que esté haciendo, aunque me encanta ir a ver las estrellas, comidas que se transforman en cenas tratando de arreglar el mundo, ir al campo, hacer barbacoas, salir de fiesta, ir de tapas…..como decía antes lo que sea mientras sea con ellos. Siempre he pensado que de cada persona que conocemos en la vida nos quedamos un pedacito y poco a poco vamos formándonos de esos pedacitos, de ese lado bueno que cada persona nos deja en nuestro corazón, como dice la canción: “estoy hecha de pedacitos de ellos…”.

Desde que tengo uso de razón sueño con ser maestra y aunque la vida me ha puesto alguna que otra complicación conseguí diplomarme en magisterio infantil en 2011. Tras ello hice un FPE de animadora sociocultural, ya que siempre me gusta ayudar a los demás y aún más si se trata de los menos favorecidos. En 2013 empecé un bonito proyecto llamado “Bailobilandia” gracias al ayuntamiento de Peligros que confió en mí y en mis ganas y entusiasmo de hacer “algo nuevo”, pues es, un taller de iniciación al flamenco a través del cuento dirigido a niños de entre 3 y 7 años, en el cual, juntaba las dos pasiones de mi vida: el flamenco y la enseñanza. En los primeros años que realicé dicho taller tuve la suerte de conocer a una alumna con dos implantes cocleares y fue entonces, cuando empecé a interesarme por la educación de estos niños, ya que vi que a través del baile se expresaba con mucha facilidad y vi los grandes avances que juntas habíamos logrado y no sólo en el baile, sino en lo más importante, en este gran viaje en el que nos encontramos. Por ello, decidí formarme para poder enseñar y estar en contacto con estos pequeños, así que me realicé el Máster de Neuropsicología y Educación, y ahora estoy deseando empezar a cumplir mi sueño, como siempre rodeada de los míos.

En cuanto a mi personalidad, soy muy vital, creativa, optimista siempre busco el lado bueno de las cosas, extrovertida me gusta conocer a la gente y quedarme con lo mejor de cada persona, muy transparente y me gusta que la