Andrea Lovuy

Mi nombre y mi vida se remiten en un sobre que nadie vió. Una carta que nadie escribió. Un correo que nunca llegó. Gracias mami, me hiciste la mujer más realizada del planeta. Cada día es mi próxima entrega, cada tarde mi eternidad y mi noche es siempre, un sueño caliente de Verano.