Andrés Prieto-Spool

México

Nacido en Viña del Mar, Chile, en 1976. Sangre chilena, alma brasileña, esposa mexicana y espíritu vagabundo. Escritor por vocación, Ilustrador y Artista Plástico por naturaleza, Publicista por equivocación, Músico frustrado.

Música: amante del Jazz, la Bossa Nova, el Rock Progresivo y el Heavy Metal. Sin dejar de lado a los Grandes Compositores Clásicos. Suelo acompañarme de ellos mientras pinto y dibujo. Dependiendo del estado de ánimo, me debato entre John Coltrane, Gustav Mahler o Pink Floyd (período con Syd Barrett). Ya cuando escribo, me relajo con Tom Jobim y sus amigos, conciertos de Bach o bien un moderno Lounge Jazz. El rock pesado queda para la cerveza y la noche.

Literatura: seguidor de Paul Auster y Stephen King. Admirador de la Generación Perdida de 1914. Mis primeros pasos los di junto a Agatha Christie y Edgar Allan Poe.

Lectura obligada anglosajona: Ernest Hemingway, Henry Miller, Norman Mailer, John Fante, Charles Bukowski, entre otros (ya imaginan por qué cloacas me muevo).

Lectura obligada latina: Jorge Amado, Vargas Llosa, J. Luis Borges, Carlos Fuentes y Julio Cortázar (hay más, pero son mis favoritos). El coterráneo que destaco: Roberto Bolaño. Por otro lado, reconozco que nunca he visitado la poesía lo suficiente como para apasionarme de ella.

Para descansar la mente, y culturizarme en otros ámbitos, frecuento bodegas de vino, el cine y partidos de fútbol. Los mejores vinos provienen sin lugar a dudas de Francia, España, Chile, Italia, Australia y California. Argentinos y mexicanos se aproximan con sus "merlot" y "cabernet" respectivamente. En relación al cine, procuro ver filmes experimentales, independientes o de subgéneros como el negro y la ciencia ficción, teniento por placer culpable el género de terror. Para volverse loco y sacar algo más que entretención, recomiendo a Tarkovski, Bergman, Buñuel, Kubrick, Lynch y, más modernos, Aronofsky, Von Trier, Wenders y Haneke. ¿Latinos? Cualquiera de ellos: son muy buenos y siempre tienen mucho qué decir.

Para terminar, como hincha del balonpié (fútbol o soccer), me declaro de corazón paulista (me crié en Sao Paulo, Brasil) y le voy al Sao Paulo FC. Está demás decir que tanto las selecciones de Brasil como de Chile son mis pasiones. ¿Internacionales? Siempre que juegue alguien perteneciente a mis dos patrias: brasileños o chilenos.

Mejor jugador del mundo: Ronaldo Nazario da Lima, el fenómeno.

  • Work
    • Escritor e Ilustrador
  • Education
    • Universitaria