Andres Ramirez

Tropezar no es malo, lo malo es que la piedra te guste