Ángel Favián

Un asqueroso cáncer