Angie Martinez

Nací el 21 de septiembre del 1996.
Cuando tenía 3 años entré al Instituto Gifhorn y ahí estuve hasta segundo de preescolar porque me expulsaron por mi mala conducta.
Me cambie de escuela y ahi estudié toda mi primaria y cuando iba en tercero de primaria tuve una grave adicción.. Con los chicles búbalo, todas las clases la miss Bernardita de canto me quitaba uno y decía que a final de año me iba a hacer a mí y a unas amigas regalo con un chicle pegado porque siempre en su clase estábamos con un chicle pero tiempo después deje ese vicio en chiclosos anónimos.
Terminé mi primaria ahí mismo pero cuando pasé a primero de secundaria me fui a vivir a Tepitocon mi familia dos años, al principio sufrí mucho porque había dejado a mis amigas en Gifhorn y quería regresar y además de que tenía que ir a la escuela y pasar los años para que no me hicieran repetirlos entonces era muy estresante y comence de nuevo con mi adiccion pero esta vez fue mas grave y termine en un hospital para ayudar a dejar el chicle ademasde que tenía que estudiar alemán todas las tardes de 4 a 7 y también tenía que hacer mis tareas del colegio.
Después de tres meses de llegar sali y entre a la escuela, los maestros eran bien lindos y bonis y mis compañeros tambien pero como no hablaba aleman estuve aproximadamente 6 meses muda literalmente, pero lo que pasaba es que yo escuchaba todo el tiempo alemán más las clases intensivas que tomaba en la tarde y también con ayuda de mis compañeros empecé a hablarlo con mucha facilidad y mis calificaciones obviamente subieron, tambien logre dejar por completo mi vicio del chicle.
En el tiempo que estuve en Alemania, en las vacaciones viaje a muchos lugares de Europa como Francia, Italia, Berlín, Suiza, Praga, Londres, España y conocí casi todos los países de Alemania.
Paso el tiempo y la hora de regresar, así que me despedí pero como no me queria ir decidi escaparme de mi casa para que nunca me encontraran y asi no tener que regresar asi que me fui con 3 amigas a un pueblo lejano de donde vivia para que mis papas no supieran donde estaba y eloos se regresaran, pero lamentablemente el dinero que habia ahorrado para mi escape me lo gaste sin darme cuenta en chicles por lo mismo de que estaba muy estresada asi que tube que regresar a mi casa pero no regrese con las manos vacias, regrese con 230 kilos de chicles los cuales tuve que dejar porque no me dejan subirlos al avion,