Annge Paola Arriagada Lagunas

Nací una tarde soleada del día 25 de abril de 1989, en la Clínica Miraflores de Viña del Mar, desde ese momento comencé a ser la hija regalona de mi papá hasta el día de hoy, crecí y vivi toda mi vida en esta bella ciudad junto con mi padres; Eduardo y Rosita y mis tres Hermanos; el “Guayo” la María Jesús y la Adriana, yo soy la de al medio, al medio de los cuatro y al medio de las tres mujeres. Desde muy chiquita fui al Jardín, hice nivel medio menor, nivel medio mayor y pase por todos los cursos habidos por haber. Luego de haber pasado por un colegio de monjas, el cual duré solo un año, en tercero Básico me cambie al colegio Niños Cantores de Viña del Mar, un colegio bastante fuera de lo normal, donde no existía un uniforme, donde no se cantaba el himno nacional todos los lunes, donde los alumnos podían ir con peinados raros, con ropa poco común y corriente y por sobre todo, lo más extraño, era que lo profesores no eran solo tus profesores, sino que también tus amigos. Con esta experiencia de mi colegio, del cual egrese de cuarto medio, aprendí bastante, aprendí a relacionarme con gente distinta, a saber que el mundo está inmerso en una diversidad de estilos, de tendencias, de pensamientos, de ideologías y que todas aquellas son respetables y valorables, aprendí que a pesar de todas las diferencias se pueden crear lazos de amistad y cariños que traspasan cualquier cosa. Este colegio basa su educación en las humanidades y en las artes, sobre todo en la música, cuando chica fui del coro del colegio, pero después me di cuenta que no era lo mío, y hoy en día no canto ni en la ducha. Desde que iba en sexto básico decidí estudiar enfermería, salí de cuarto medio convencida de que eso era lo que quería ser en mi futuro, pensaba entrar en la Universidad Andres Bellos, pero no, justo la universidad de Viña del Mar lanzo la carrera de enfermería para el año 2008, justo cuando yo entraba a la universidad, postulé y quede, estaba bastante fascinada con mi carrera al comienzo, me motivaba saber sobre el cuerpo humano, las enfermedades y por sobre todo, me motivaba mucho el pensar que podía ser un gran aporte para personas que realmente lo necesitaban. Pero en la teoría me fue mal, los ramos de química y matemática me mataron, luego bioquímica y microbiología, me gustaban, pero definitivamente no eran lo mío, así todo, no me rendí, seguí estudiando, para terminar de convencerme que realmente no era para mí, no era lo que yo quería, estudio dos años y me cambié y ahor