Antonio Huertas

A la corta edad de 13 años comencé a realizar mis primeras incursiones en el mundo laboral. El trabajo consistía en aprender el oficio familiar materno de fontanero. A cambio, las clases en el gimnasio de mi tío eran gratis. Está claro que el beneficio económico no era el fin de este trabajo, pero todo ese tiempo que pasé ejerciendo como fontanero y monitor de gimnasio, aprendí lo que eran la responsabilidad y la disciplina. Y como no, aprendí un oficio.

Durante los años siguientes, fui compaginando estas tareas con mis estudios de Formación Profesional. Ya en el último curso, mi madre montó un negocio y tuve que implicarme todo lo posible. No me importó alternarlo con la Universidad porque estaba aprendiendo cosas muy importantes. Gestión de un negocio, control del stock, atención a clientes,…

Recuerdo que estaba esbozando mi proyecto fin de carrera cuando me ofrecieron un trabajo que consistía en implantar el Sistema de Calidad ISO 9002. Así que acepté. Una vez implantado y con la carrera ya terminada, mis funciones aumentaron, al igual que las horas invertidas en mis obligaciones. Comencé a visitar obras, redactar Planes de Calidad y de Seguridad, controlar los procesos de trabajo, etc…

Lamentablemente cumplió mi contrato y experimenté por primera vez lo que era inscribirse en el INEM. Al poco tiempo, fui solicitado por una empresa de selección para trabajar en el extranjero como Gerente. Una semana después estaba en Guatemala.

Fueron tres años muy duros, pero la experiencia fue muy enriquecedora. Ahí descubrí que se puede sacar dinero de debajo de las piedras y que una buena gestión es la base de todo negocio.

Cuando volví a España, pasé a ocupar el puesto de Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales y responsable de una delegación dentro del Servicio de Prevención Mancomunado. Por supuesto, además de las funciones propias de Técnico PRL, implantamos el Sistema de Gestión OHSAS 18001. Un gran éxito.

Estos últimos años, de forma paralela, he estado impartiendo módulos de Formación. Además, he dirigido una academia de Ciencias e impartido asignaturas como Matemáticas, Física y Química a alumnos de ESO, Bachillerato y Universitarios.

Llevo más de 25 años de experiencia laboral, y todos y cada uno de ellos han enriquecido mi perfil profesional de una manera realmente fructífera y satisfactoria, aunque mi historia todavía no ha acabado…

¿Quieres formar parte de ella?