Antonio Rodilla

Madrid

Periodista, aunque algún amigo sigue empeñado en decir que soy músico. Me dediqué durante muchos años a componer, a cantar y a tocar una guitarra que ahora grita a mis ganas que la desenfunde. Reconozco que los escenarios me siguen llamando y, quizás en ese sentido, deba dar la razón a ese amigo. O quizás el escenario sólo sea una forma de expresión de vanidad de la misma manera que lo es escribir. A todo el mundo nos gusta que nos feliciten por un buen trabajo y a mí, las veces que más me han felicitado, ha sido por meterme en problemas. Como dice Sostres, en eso consiste escribir. Por eso la música es ahora nada más que una aspiración de mis ratos libres.

Suelo confiar en la gente, más que nada, porque el problema, en el fondo, no lo tienen los engañados, sino los que engañan. Y sin embargo, a la vez, si alguien me cuenta una historia, en seguida me pregunto de dónde la ha sacado, de qué libro, o si se la han contado. Será deformación profesional. Hay pocas afirmaciones, sobre todo si son tajantes, que no despierten una pregunta.

  • Education
    • Periodismo
    • Relaciones Internacionales