Antonio Torreverde

Consultant in Madrid, España

Read my blog

A pesar de que cada banco cuenta con sus propios métodos de cobranza, cuando se trata de las tarjetas de crédito las entidades financieras tienen sus métodos muy afinados. En algunas ocasiones realizan llamadas unos días antes de la fecha límite de pago para darte información acerca del saldo actual y el monto mínimo a cubrir en tu fecha de pago.

Si dejas de pagar podría ocurrir lo siguiente:

Una vez transcurrida la fecha límite de pago y hasta 29 días después: podrías recibir una llamada del banco en las 24 horas posteriores a tu fecha límite para consultarte sobre la deuda pendiente

de pago y generalmente se hace en un tono cortés pues se asume que pudiera tratarse de un olvido involuntario.

Luego que se cumplen las 72 horas se suspenderán las autorizaciones de nuevas compras en tu tarjeta de crédito y posiblemente tu tasa de interés sufra un incremento. El banco elevará tu tasa

de interés, que se asigna a los clientes más riesgosos y se aplicarán cargos por cobranza.

Después de transcurrirse los primeros 30 días: Aumentaran las llamadas de servicio por parte de tu

acreedor, estas se realizan con la finalidad de recordarte que debes hacer el pago y conocer las razones del porqué no lo has hecho.

Ellos te invitaran a realizar, por lo menos, el pago mínimo. Este impago de 1 a 30 días también será notificado al Buró de Crédito.

Transcurridos los primeros 60 días: Las llamadas se vuelven más frecuentes y comienzan a contactar a las referencias que mencionaste al momento de adquirir la tarjeta de crédito. Esto lo hacen con la intención de que sepan que tienes una deuda pendiente.

El banco está en su libertad de contactar un despacho de cobranza que lo apoye en este proceso de cobranza. Además, se reportará tu deuda de nuevo al Buró de Crédito como atraso de 1 – 60 días.

Los siguientes 90 días: El banco reportará tu situación de impago al Buró de Crédito como una cuenta que puede causar quebranto, este proceso también es conocido como Signo Rojo. El despacho de cobranza intentará contactarte por todos los medios posibles y te realizaran llamadas a todas horas del día.

Después de que se cumplan los primeros 120 días: Los intentos para cobrar se encuentran al

máximo de su capacidad y, en los peores casos, el banco puede vender la cartera al despacho de

cobranza y el nuevo acreedor será mucho más duro al momento de cobrarte. Trata de evitar por todos los medios, llegar a este punto, porque además de la deuda que iras acumulando vas a terminar realmente estresado y molesto.