Arantxa Puyana

No sufrí, no tuve miedo, el dolor fue dulce. Y aunque ellos crean que han ganado se equivocan. Nosotros vencimos en este juego de animales. Ahora la ciudad enferma baila nuestra canción. Aquellos que miraron un día mal nuestro amor están hoy contagiados... e ignorantes, se creen vivos.