El escribano

Escribo porque escribo, no hay más