Armando Arroyo

Avido de nuevas experiencias, amante de las causas perdidas y de la palabra guey. Adicto al azul profundo y maniático de las dos ruedas. La música me gusta fuerte, el amor me gusta sin celos, la muerte sin duelos y el whisky... con soda.