Arturo Suro

México

Es una persona que le gusta escribir novelas de asesinatos y amores enfermizos con finales trágicos pero cómicos. Ensayos donde critica sin una pizca de argumentación lógica o metodológica. Un sujeto extraño que le gusta leer en lugar de dormir, escuchar música en lugar de poner atención y actuar en teatro en lugar de ser él. Es un tipo que hace cortometrajes baratos sobre cosas sencillas de la vida. Que dice hacer fotos de alcantarillas. No es ni fotógrafo, ni actor, ni escritor, sino un artesano que busca cada día una historia nueva que contar. El periodismo forma la base de todo lo que construye, de todo lo que hace y siempre busca la elegancia y el buen gusto en las cosas. Le agrada, pero no desde el punto consumista o materialista, sino de la imagen, de la presencia, la moda. Es amante del Chanel No 5. (Toda cosa o persona que tenga una fragancia es bella por sí sola, dice fumando un habano) Es una persona altamente depresiva, que saca de la intriga, de la desesperación, de la demencia un aliento para sentirse amo de la imaginación. Su ego es enorme, tanto como su narcisismo, pero lo sabe cubrir con algo que le parece lo más importante en la vida, la humildad. Ama ver, sentir, conocer, dudar, no saber. Siempre ha querido estudiar medicina pero una borrachera lo llevó a estudiar comunicación. Le encanta la filosofía, la sociología, la metafísica, la física. Un ser humano que le duele la pobreza, la hambruna y que cada día busca dar lo poco que tenga. En un sueño retorcido quiere ser político, ser el mejor, ser el más grande, por lo que haga, por lo que deshaga. Viajar es lo que más disfruta, como también estar con su familia. Su mayor ídolo es su padre y su madre. Su mayor talento es pensar, su peor defecto es la pereza. Le tocó ser de los que aman. De los que gritan, de los que lloran. Le tocó ser un desubicado en un universo que no lo entiende, en una sociedad que gira tan rápido que lo marea. Odia, la soberbia, la guerra, el despotismo, la humillación, las clases, las castas, el dinero, los pies descalzos en un piso de piedras filosas. De vez en cuando nada, hace ejercicio, le gusta el fútbol. Es sencillo en ciertos aspectos, no es violento, pero sí muy crítico. Al final de todo lo mierda que pueda ser le gusta sacar la poca esencia que le quedan a las cosas, a los momentos, a la vida que hay, que queda.

  • Work
    • Crisol Acatlán
  • Education
    • Carra de Comunicación