Banis

Nunca he sido de las que se sorprendieran por casualidades insólitas, siempre he tenido que forzar al destino.

Morimos y nacemos innumerables veces. La vida misma nos exige arder en nuestra propia llama.