Bravo Nauta

Tiene 32 años, es de Punta Arenas, fue criado en las Torres del Paine y trabaja como Arquitecto en la municipalidad de su ciudad. Vivió con indígenas en Guatemala, donde aprendió su gastronomía y su dialecto. La cocina siempre ha estado presente en su vida; cuando niño aprendió de su madre y, especialmente, de su abuela, quien le legó su libro con recetas que ella preparaba. Bondadoso y optimista, dice tener una gran memoria olfativa para recordar ingredientes. Fue ganador en las tres categorías de una competencia gastronómica amateur de Punta Arenas realizada en 2014. En un futuro próximo, le gustaría tener un local de “Mateada”: un lugar donde tomar mate, degustar dulces caseros y leer un buen libro.