Camila Cañón.

Soy todo un misterio.
De esas personas qué un día se levanta siendo una y se acuesta siendo otra. Quién no cree en eso de “sonreír ante cualquier adversidad”. Quien aprovecha el tiempo libre buscando sinónimos, para ver sí la vida sabe diferente. Disfruta de su soledad y del sol cuando se está acostada en el suelo de las vías públicas. De relaciones largas, insencible a la hora de escuchar la típica parla. Amante de la fotografía profesional, el cine, el teatro, la escritura, música, el té, y el otro amor-
Los domingos y las arañas me aterran. Siento alergia en la nariz a la hora de estresarme. Me gusta caminar sola, pero odio las miradas. La vida es como una película… Una que salió de un libro, bueno pero no tan espesifico. Me obseciona Panic! At the Disco, la Biblia-historia-misterios-Aliens (todas revueltas) y el Limón. Vamos, sé que no rimo pero sí que disfruto de Pablo Neruda. Escribo para mi misma, canto en medio de todos. Todavía no sé como ocurre todo esto en mi, me desconozco… Me desconozco y además tengo muy buena memoria, ¡Qué tortura! ¡Qué miedo! ¡Qué tragedia! ¡Ya cállate!
Siempre me he preguntado si seré muy buena amiga ó muy estúpida. Dejé el cuento de los celos hace mucho tiempo y… ¿De qué estoy hablando?
Las frases de las películas son mis favoritas; y remarco los libros en mis partes favoritas. Ya no sé si creo en el destino ó en las casualidades (Tom). Soy peor que el verano. Mis canciones favoritas suelen ser completamente instrumentales y me apasionan los programas de Casa Club TV.

Soy un desastre hasta cuando estoy soltera.