daniel mena

Soñador, inconforme, tolerante, desidioso, infantil, paciente, escritor por dentro, mejor por fuera. Creativo por encima de todo. Amo pocas cosas, odio menos. Amo a mi familia, mi ciudad, la gente buena y mala, una ventana desde la que veo el horizonte, cuando alguien me entiende y tolera, cuando alguien no me entiende y tolera, a los que ríen con facilidad, a los que lloran con facilidad, a los que confían, a los que creen, a los que aman a pesar de ser defraudados, a los que tienen paciencia y a los que no la tienen (esos necesitan más amor). Amo a los que tratan de hacer realidad sus sueños, y más a los que insisten. Amo a los que sosprenden al mundo con su solidaridad, con su desinterés, con su capacidad de sacrificarse por el bienestar de otros. Odio que se me caigan las llaves cuando voy a abrir una puerta, y me caen mal (no los odio) los que abusan de su saber, de su fuerza, de su poder, o de la ignorancia o confianza de otros. Lamento no haber hecho muchas cosas, pero me alegra estar haciendo otras más. Creo en la gente, creo en Dios, en la intuición, en el equilibrio, y que luchando se puede lograr todo lo que uno desea; creo en el heroismo de los pocos que hacen el mundo mejor, y que al final el Bien triunfará sobre el mal. Ah, soy psicólogo clínico, escritor, dibujante humorístico, experto en cooperación internacional, y padre, todo a tiempo completo.