Don Alirio

Rindo tributo al barrio y al sistema de sonido ausente de pretensiones, profesando devoción a un único elemento: La música.