Federico Ariel Elkan

Un idealista enamorado, pasional y fiel, que sabe dar vuelta la página cuando la novela no es para él y al que le cuesta superar los No. Familiero y amiguero, dará su vida por sus afectos, a los que considera sus pilares fundamentales, su razón de ser, su diario motor. Un alma aventurera, curiosa y viajera; un ser fanático de las culturas y lo desconocido, abierto a vivir nuevas experiencias, sin prejuicios ni preconceptos que lo priven de disfrutar de la vida en su máxima expresión. Su altanería no tiene malos fines, simplemente es así su personalidad. Pero al llegar a conocerlo, se dará cuenta usted que trata con una persona bien intencionada que solo quiere estar en paz. Algún día, continuará escribiendo estas líneas desde la montaña, el campo o el mar. Hasta entonces.