Hector Pardo

"Navega, velero mío, sin temor, que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

Veinte presas hemos hecho a despecho del inglés,
y han rendido sus pendones cien naciones a mis pies.

Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento, mi única patria, la mar."