Jose

Hay momentos en la vida en el que un hombre razonable debe admitir que ha cometido un error terrible, ¡La verdad es que yo nunca fui un hombre razonable!