Sebastian Puig

Analyst in Washington D. C., Estados Unidos

Read my blog

Un día, al despertarme, comprobé que la economía se había vuelto loca.Paradigmas, teorías y sesudas opiniones eran arrastradas por una riada de despropósitos encadenados. Hice un Máster para desasnarme y tratar de entender mejor el mundo que me rodeaba. Descubrí aterrado la cantidad de insensatos que manejan destinos ajenos y deciden a su antojo el curso del dinero. Finalmente, decidí poner en un papel mis reflexiones y compartirlas con el lector de a pie, en la seguridad de que todo el meollo económico-financiero debería sustentarse en tres criterios irrenunciables: profesionalidad, decencia y sensatez.