Leo Jurjevich

Nací un 13 de diciembre, feriado desde siempre. Mi niñez fue genial aunque no la recuerdo, mi adolescencia fue tranquila y la recuerdo poco, sólo recuerdo el ayer, el hoy, y a veces el mañana. Tengo desde siempre un mundo imaginario en el que hago cosas locas y, en el que además de caballos, hay unicornios y pegasos. Todo en mi mundo imaginario tiene música, todo. Cuando era chico me dijeron que acá no soy uno más, y que mis ojos tienen una mirada nostálgica porque son más viejos que la misma realidad, y siempre estarán esperando aquellos momentos de grandeza, que eventualmente volverán a llegar. No me gustan muchas cosas, pero me gusta mucho la Fanta, las papas fritas, las imágenes que me trasladan a los momentos de grandeza y la música para hacer el amor. Tengo una perra que se llama Ika. También tengo un novio. Además tengo un bolso lleno de ganas de viajar y un iPod que me conecta conmigomismo. De grande soy un constructor de paz, y tengo todo lo que quiero, deseo y anhelo, como por ejemplo abdominales y una cabaña en el medio del bosque.