Mauricio Garces

Soy un hombre ni demasiado joven ni demasiado viejo, ni demasiado guapo ni demasiado feo con mucho pasado pero con más porvenir. Y de chiquito era tan bonito, que me rentaron para niño Dios, Casado? No, yo soy original.